• +057 2446087
  • servicioalcliente@biotecni.com

Cordyceps sinensis

admin
0 comments
Uncategorized

Cordyceps sinensis, un hongo usado en la medicina tradicional china

Hábitat

De modo natural, Cordyceps sinensis vive en la meseta de las altas montañas del Himalaya (3.000-5.000 m) en Tíbet, Nepal, India y algunas provincias de China. Este hábitat es compartido por las manadas de yaks que pastan en la alta montaña [7,14].

Es un hongo parásito que crece sobre las larvas de una mariposa nocturna conocida con el nombre de Chongcao bat (Hepialus armoricanus). Ocasionalmente se ha encontrado creciendo sobre larvas de otros insectos.

El micelio del hongo se desarrolla a partir de esporas existentes en el suelo. Durante el otoño se produce la infección de la oruga por parte del hongo, que penetra e invade su cuerpo, que permanece enterrado en el suelo. El hongo para su crecimiento absorbe todos sus nutrientes del cuerpo de la oruga. Hacia el verano del año siguiente, la infección provocada por el hongo ha matado a la oruga, y en su crecimiento ha consumido casi todo su cuerpo. El hongo que ha invadido el cuerpo del animal constituye un esclerocio y conserva la forma del cuerpo de la larva. De la cabeza de la oruga, que permanece enterrada en el suelo, surge una estructura erecta que emerge de la tierra y constituye el estroma [7,14]. El estroma, de unos 10 cm de alto, es de color azul oscuro a negro y contrasta con el verde de las altas praderas del Himalaya. Sobre el estroma se desarrollarán peritecios y, en su interior, ascosporas.

Comercialización y consumo

Los circuitos de comercialización del Cordyceps sinensis recogido en la naturaleza son prácticamente secretos. En China, en 1994, un kilogramo de hongo recogido en el campo podía alcanzar los 700 $, y en el mercado internacional venderse a un precio que oscilaba entre 20.000-40.000 $. Sharma [14] ha realizado un estudio sobre la comercialización de Cordyceps sinensis en el valle del río Gori Ganga en Nepal. En esta zona, en 2002, cerca de 900 personas lograron recolectar 186 kg del hongo, y entre los años 2000-2002 el precio de Cordyceps pagado al recolector ha aumentado más de cuatro veces. Las orugas infectadas por el hongo se venden en pequeños bloques de unas 10 larvas. Al consumir el Cordyceps sinensis silvestre, se ingiere el estroma del hongo junto al cuerpo de la oruga, que ha sido invadido por el micelio [7]. El interés creciente por el Cordyceps sinensis natural ha llevado a los conservacionistas a considerar la sostenibilidad de este recurso, ya que no existe ninguna legislación sobre su recolección. La declaración de alguna de las zonas montañosas de Nepal, donde crece el hongo, como reserva de la biosfera no es la solución al problema, debido a los pocos recursos económicos con que cuentan las autoridades [14]. Con la apertura de China a partir de 1970, son muchas las personas de diferentes países que se han interesado por la medicina tradicional china. La gran demanda de Cordyceps y el elevado precio que alcanzan los ejemplares recolectados en la naturaleza, ha llevado a muchos

comerciantes y distribuidores a adulterar las muestras, incluso las recogidas en el campo, en las que se insertan alambres de acero para que pesen más. Actualmente lo que se comercializa como Cordyceps sinensis es, en muchas ocasiones, otro hongo. Se conocen más de 350 sustitutos, siendo el más empleado Cordyceps militaris (L.) Link [11]. Para evitar el fraude, sobre todo con otras especies de Cordyceps, se han propuesto distintos procedimientos y marcadores para ser usados en el control de calidad [5,14]. Como marcadores se pueden emplear nucleósidos, ergosterol, manitol y polisacáridos [10].

El consumo de Cordyceps sinensis puede hacerse simplemente hirviendo agua y echando el hongo como si se hiciera una sopa, o puede ser preparado con pollo, pato o cerdo. Para obtener sus efectos beneficiosos se recomienda tomar una dosis de 3-9 g al día [7].

Composición farmacológica

Los beneficios de tomar Cordyceps sinensis se encuentran en sus componentes químicos únicos: ácido cordicepídico, ácido glutámico, aminoácidos, poliaminas, D-manitol, esteroles, ácidos orgánicos, nucleósidos, vitaminas del grupo B y hasta 20 minerales [14,17,18]. Sin embargo, el conocimiento que se tiene sobre los componentes farmacológicos es todavía incompleto, debido a la variabilidad que existe en la composición, dependiendo de si el hongo se ha recolectado en el campo o se ha cultivado en el laboratorio, y en este último caso los componentes pueden ser distintos dependiendo de la cepa que se haya escogido. Para conocer la composición química completa de Hirsutella sinensis, anamorfo de Cordyceps sinensis, recomendamos el trabajo de Li et al. (2006) [11]. Uno de los nucleósidos es la 2’,3’ dideoxiadenosina (didanosina). La didanosina bloquea la enzima transcriptasa inversa y es usada como parte del tratamiento antirretroviral en pacientes con el virus VIH.

Cultivo de Cordyceps

La escasez de Cordyceps en la naturaleza ha elevado su precio en el mercado. Algunos investigadores han intentado solucionar la alta demanda del hongo cultivándolo en laboratorio. En 1982 el Instituto de Materia Médica de la Academia China de las Ciencias, logró aislar una cepa de Cordyceps sinensis, denominada Cs-4 y desarrolló un método de fermentación para producirla a nivel industrial. Cs-4 es el nombre comercial de la fase asexual de una de las cepas de Cordyceps sinensis, y es conocida por el nombre en latín de Paecilomyces hepiali. Usado en más de 2.000 pacientes, los estudios clínicos realizados en China han demostrado que Cs-4 es muy efectivo y seguro, y muy similar al Cordyceps sinensis producido de forma natural. Se han aislado otras cepas diferentes de Cordyceps sinensis. Han sido descritas 22 formas asexuales asociadas con el anamorfo de Cordyceps sinensis. Hirsutella sinensis Liu et al. ha sido considerado el anamorfo correcto [6]. Actualmente se emplean dos métodos para el cultivo de Cordyceps [4,5]. Uno u otro es usado por las empresas dependiendo de lo que quieran obtener en el producto final:

  • Fermentación en medio líquido. Es el más usado en China. Consiste en que el hongo es introducido dentro de un tanque estéril con un medio líquido compuesto por residuos de gusanos de seda, al que se añaden carbohidratos y minerales. Utilizando este método el contenido de componentes bioactivos en el micelio es menor.
  • Cultivo en sustrato sólido. Es el más empleado en Japón y América. Con este método el micelio se deja crecer en el interior de bolsas o frascos de plástico rellenos de un medio estéril, generalmente granos de cereal (arroz, trigo, centeno, mijo). La composición cuantitativa y cualitativa del hongo es diferente según se emplee un método u otro. Cordyceps es químicamente muy complejo, y este cambio en la composición puede deberse a factores tan variables como el tipo de cepa empleada o la composición del medio de cultivo.

Aplicaciones médicas

Los herboristas chinos comparan las cualidades de Cordyceps sinensis con el ginseng (Panax quinquefolius L.). El principal órgano de actuación en el organismo según la medicina tradicional china son los riñones. Los usos terapéuticos de Cordyceps en la medicina tradicional china y en la actualidad han sido ampliamente investigados en Oriente. Se ha empleado con éxito en estudios con animales y en tratamientos clínicos con

personas para tratar trastornos respiratorios, renales, hepáticos y cardiovasculares. Se ha demostrado asimismo su eficacia en tratamientos antitumorales. El consumo de Cs-4 disminuye los problemas de fatiga, además de aumentar la libido [4,7,14,15]. Recientes investigaciones han confirmado que el uso de Cordyceps incrementa los niveles de ATP en la célula e incrementa la utilización de oxígeno. Eso explicaría que en 1993, durante la celebración de una competición nacional de atletismo en China, algunas atletas alcanzaron

nuevos récords del mundo en las pruebas de 1.500, 3.000 y 10.000 m, no demostrando síntomas de fatiga. La obtención de tan buenas marcas se debió, en parte, a un régimen especial en el que se incluía el consumo de Cordyceps sinensis [16].

Otros fármacos obtenidos de Cordyceps

La ciclosporina es una droga ampliamente usada en medicina. Actúa como un inmunosupresor en los trasplantes de órganos, para reducir el riesgo de rechazo. Es producida por un hongo que se aisló en el suelo en Noruega, en 1976. El hongo fue denominado Tolypocladium inflatum W. Gams. La ciclosporina ha sido probada para tratar otro tipo de enfermedades autoinmunes. En 1996 se descubrió que Tolypocladium inflatum es el estado asexual de otro hongo del género Cordyceps: Cordyceps subsessilis Petch [3 Otro nuevo compuesto inmunosupresor ha sido aislado del hongo parásito de artrópodos Isaria sinclairii (Berk.) Lloyd (basiónimo Cordyceps sinclairii Berk.). El compuesto fue aislado por un grupo de investigación japonés en 1994 y fue denominado FTY720. Está siendo investigado por personal del Transplantation and Immunology Department del Novartis Institutes for BioMedical Research (NIBR) de Suiza [13]. Este compuesto es denominado “fingolimod” y aspira a convertirse en el mejor tratamiento para la esclerosis múltiple. Actualmente, fingolimod se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos [8].

Bibliografia

1.Du Halde JB. Description géographique,historique, chronologique, politique et physique Tartarie chinoise. París, PG Lemercier, 1735.  2.Gist Gee N. Notes on Cordyceps sinensis. Myco Notes Lloyd Libr Mus 1918; 54:767-768. 3. Hodge KT, Krasnoff SB, Humber RA.Tolypocladium inflatum is the anamorph of Cordyceps subsessilis. Mycologia 1996;88: 715-719. 4.Holliday J, Cleaver M. On the trail of the Yak. Ancient Cordyceps in the modern world (publicación electrónica). 2004.(http://www.pharmaceuticalmushrooms.nw botanicals.org/) 5. Holliday JC, Cleaver P, Loomis-Powers M,Patel D. Analysis of quality and techniques for hybridization of medicinal fungus Cordyceps sinensis (Berk.) Sacc.(Ascomycetes). Int J Med Mushroom 2004; 6: 147-160.6. Jiang Y, Yao YJ. Names related to Cordyceps sinensis anamorph, Mycotaxon 2002; 84: 245-254. 7. Jones K. Cordyceps. Tonic food of Ancient China. Washington, Sylvan Press, 1997. 8. Kappos L, Antel J, Comi G, Montalban X,O’Connor P, Polman CH, Haas T,Korn AA, Karsson G, Radue EW. Oral fingolimod (FTY720) for relapsing multiple sclerosis. New England J Med 2006; 355: 1124-1140. 9 .Kirk PM, Cannon PF, David JC, Stalpers JA. Ainsworth & Bisby´s Dictionary of the Fungi (9th ed). Wallingford, CAB International, 2001. 10. Li SP, Yang GQ, Tsim KWK. Quality control of Cordyceps sinensis, a valued traditional Chinese medicine. J Pharm Biomed Analysis 2006; 41: 1571-1584. 11 .Li C, Li Z, Fan M, Cheng W, Long Y, Ding T, Ming L. The composition of Hirsutella sinensis, anamorph of Cordyceps sinensis. J. Food Composition and Analysis 2006; 19: 800-805. 12 .Pegler DN, Yao YJ, Li Y. The Chinese “caterpillar fungus”. Mycologist 1994; 8:3-5. 13. Powell K. From ancient remedy to modern molecule, FTY720 offers new avenues for treating transplants and autoimmune disorders. Novartis Institutes for Biomedical Research (Nibr), summer 2004. 14. Sharma S. Trade of Cordyceps sinensis from high altitudes of the Indian Himalaya: Conservation and biotechnological priorities. Current Science 2004; 86: 1614-1619. 15. Sheng-Yuan W, Ming-Shi S. Pharmacological functions of Chinese medicinal fungus Cordyceps sinensis and realated species. J Food Drug Analysis 2000; 4: 248-257. 16. Steinkraus DC & Whitfield JB. Chinese caterpillar fungus and world record runners. Amer Entomol 1994; 40: 235-238. 17. Zhu J, Halpern GM, Jones K. The scientific rediscovery of an Ancient Chinese Herbal Medicine: Cordyceps sinensis. Part I. J Altern Complement Med 1998; 4: 289-303. 18. Zhu JS, Halpern GM, Jones K. The scientific rediscovery of an Ancient Chinese Herbal Medicine: Cordyceps sinensis. Part II. J Altern Complement Med 1998; 4: 429-457.

Leave a Reply